Please Go to Settings and Configure Slideshow

10 Enero 2015

Articulo

 

Encuesta destaca la desconexión entre estrategia de recuperación de desastres, planes, y preparación del cliente en tiempo real

 

 

Daniel Jacobson

Gerente de tecnología de BUMI


BUMI es un proveedor premium de servicios especializado en recuperación y copia de seguridad de datos en la nube. En BUMI, Jacobson es responsable del funcionamiento de los centros de datos, desarrollar y mejorar las ofertas de servicios de Bumi. Él tiene certificaciones de MCSE y VCP y se graduó con una licenciatura en sistemas de información computarizados de Bentley College.

En un momento dado de su organización va a experimentar algún tipo de pérdida de datos. Esto puede ocurrir en varias formas, ya sea a través de algún tipo de hardware o falla de software, malware en la red, o un evento fuera de su control, como desastres naturales, un corte prolongado, o tal vez algo más siniestro. Cuando esto suceda, usted puede perder sólo algunos archivos, pero también puede perder todo un servidor o incluso un centro de datos, junto con toda la información importante. Independientemente del escenario, es fundamental que no sólo tenga un plan de recuperación de desastres, sino también debe asegurarse de estar preparado adecuadamente en todo momento para una interrupción.

En este punto, la mayoría de las empresas tienen una estrategia de copias de seguridad en el sitio, pero gastan menos tiempo en perfeccionar el proceso de recuperación, así como la supervisión diaria y una auditoría general de sus soluciones de extremo a extremo. Esto es lo que va a separar una buena solución de copia de seguridad (sólo copia de seguridad) de una gran estrategia de recuperación de desastres (recuperación impecable después de una interrupción).

Copia de seguridad en la nube, hace 5 o 10 años era un concepto muy novedoso. La idea de almacenar datos de la compañía con un proveedor externo era progresista y con visión de futuro. Con los años, el mercado de copias de seguridad en la nube, hasta cierto punto, se ha masificado. Accesibilidad a Internet rápido y disminución de costos de hardware han hecho que las copias de seguridad en la nube sean más plausibles para las empresas. Tal y como ha evolucionado la nube, el número de participantes en la industria se ha incrementado dramáticamente, ofreciendo copias de seguridad en base a imágenes para recuperación de desastres como un servicio (DRaaS).

El mercado de copias de seguridad en la nube se encuentra ahora en una encrucijada, y el éxito en el futuro será mucho más que sólo tecnología y precio. En el contexto de la preparación, será sobre personas y procesos - más ejercicios, más documentación, más auditorías y comunicación constante - antes de que ocurra un desastre.

En este punto, un reciente estudio independiente mostró que el 88 por ciento de los encuestados sí tiene un plan de recuperación de desastres, sin embargo, al mismo tiempo, menos de la mitad siente que está adecuadamente preparado para una interrupción.

¿Por qué? Las organizaciones carecen de recursos para monitorear y hacer ajustes a las copias de seguridad de forma regular. Aunque las copias de seguridad se pueden ejecutar todos los días, no está claro si están monitoreando los errores o verifican que guardan los datos correctos que reflejan las operaciones del día. Por último, pueden no estar haciendo pruebas ni restauraciones para asegurar que los datos son realmente restaurados.

Además, es posible que no prueben constantemente su solución. Con el fin de sentirse cómodo con cualquier estrategia, es importante simular interrupciones para identificar cualquier vacío en la tecnología y los procedimientos, así como el personal. Simulacros de recuperación de desastres completos se deben ejecutar al menos dos veces al año con todo el proceso meticulosamente documentado. Las restauraciones a nivel de archivo o de máquina virtual se deben ejecutar mensualmente o incluso semanalmente.

Piense en ello como en la forma en que los simulacros de incendio se ensayan en las escuelas - son definidos, comunicados, programados, y realizados en intervalos regulares - en días aleatorios cuando todo en el negocio está como de costumbre. En el futuro, lo que separará una buena solución de copias de seguridad de una gran recuperación de desastres dependerá de cómo la copia de seguridad y la recuperación de datos son abordados, ensayados, documentados y verificados regularmente.

Según la encuesta, los encuestados indicaron que no están preparados para una interrupción porque carecen de enfoque en las actividades diarias. Una estrategia sólida comienza con identificar los datos y aplicaciones más importantes de la empresa, implementar soluciones híbridas que se combinen en las instalaciones y soluciones de la nube, y adecuados recursos de TI para personal interno y operadores terceros.

Nuestra industria ya no es el nuevo concepto que una vez fue. Es hora de empezar a cerrar esta brecha evidente entre la estrategia y la preparación, haciendo hincapié en la proactividad y los procesos. Sí, se requerirá más tiempo y esfuerzo, cuando el 88 por ciento de los encuestados tiene un sofisticado plan de recuperación de desastres - y todavía no se sienten preparados para una interrupción en un momento determinado - hay un problema grave que está ansioso por ser resuelto.