Please Go to Settings and Configure Slideshow

24 May 2018

Artículo

 

Una inversión en capacitación contra incendios podría disminuir el riesgo financiero y de personas

 

 

CRAIG REMSBURG 


Craig Remsburg, es director de proyectos especiales en Telgjan Corporation, un proveedor mundial de servicios integrales de consultoría de seguridad contra incendios, seguridad y seguridad de la vida y servicios de ingeniería/ diseño.

En Kentucky, donde la industria del whisky Bourbon genera más de $125 millones en ganancia de impuestos cada año, conocer las características específicas de los incendios ocasionados por whisky es crítico para proteger a las personas, producto y propiedad. A inicios de este año, 25 bomberos voluntarios se reunieron en una estación en Lexington, Ky. para recibir entrenamiento específico para combatir incendios ocasionados por whisky. Pero, el entrenamiento especializado no es importante solo en los incendios provocados por alcohol. Las organizaciones que lidian con peligros de todo tipo deberían tomar medidas para asegurar que están protegidos en caso de una emergencia.

 

Asumir la responsabilidad de la protección de un incendio

 

Cualquier organización que vende o fabrica productos asume un cierto nivel de riesgo y es su responsabilidad protegerse contra ello. De manera similar, el departamento de bomberos asume la responsabilidad de proteger a las personas en situaciones de emergencia. Entonces, cuando se trata de prepararse adecuadamente para riesgos de incendios inusuales o atípicos, ¿quién debería tomar la iniciativa?

No es poco común para las organizaciones liderar esta acción, tomando tiempo para asegurarse que las estaciones de bomberos que sirven en el área conozcan los peligros específicos presentes en sus instalciones. En el caso de un productor y distribuidor de whisky en Kentucky, la empresa sabía que tenía un riesgo de seguridad específico que iba más allá de los protocolos típicos de entrenamiento. La organización contrató a expertos para evaluar el riesgo y conducir un entrenamiento especial con el departamento de bomberos local sobre las formas de tratar los riesgos de incendio en las instalaciones.

En la última década, los departamentos de bomberos han incrementado progresivamente la cantidad de entrenamientos especializados, certificaciones y programas ofrecidos para aumentar las competencias de la lucha contra incendios. El departamento de bomberos voluntarios de Kentucky reaccionó positivamente al entrenamiento ofrecido por la organización y fomentó la participación total del departamento y tomó la iniciativa para aprender nuevas habilidades. Mientras que el entrenamiento fue específico a luchar contra incendios relacionados al alcohol, las habilidades adquiridas tienen aplicaciones más amplias que pueden ser usadas para proteger al público en otras situaciones de emergencia.

 

Manejando riesgos proactivamente

 

Si una unidad tiene retos únicos de seguridad que ponen en gran riesgo de daño a personas, productos o propiedades, la única manera de minimizar la devastación en una situación de emergencia es prepararse con anticipación. A menudo, las empresas aseguradoras requieren una prueba de manejo de protocolos de riesgo antes de aceptar asegurar a una organización. Anticipándose y teniendo los sistemas de seguridad en su sitio físico para minimizar el riesgo en una emergencia, como un sistema de aspersores, alarmas contra incendios, extinguidores y equipos de brigadas contra incendios pueden mitigar los costos de seguros.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Protección de Incendios, hubo 1.3 millones de incendios reportados en los Estados Unidos en 2015, resultando en 3,280 muertes civiles, 15700 heridos y $14.3 billones en propiedad dañada. Cuando se mira los 25 incendios más grandes en la historia de EEUU, muchos incendios organizacionales ocurrieron en instalaciones de alto riesgo. Estos eventos catastróficos costaron muchas vidas y resultaron en billones de dólares en propiedad dañada. Sabiendo que un desastre puede tener efectos perjudiciales personales y financieros debería ser un catalizador para que las organizaciones tomen el liderazgo asegurando sus instalaciones contra amenazas de alto riesgo.

 

Llamando a los expertos

 

Expertos terceros pueden ayudar a las organizaciones y al cuerpo de bomberos local desarrollar habilidades especiales para ayudar en situaciones de alto riesgo. Organizaciones con riesgos únicos en sus instalaciones no necesariamente tienen la experiencia o cualificaciones adecuadas, bien sea internamente o a través de recursos públicos, para manejarlos. Trayendo a un experto externo para entrenar a las autoridades adecuadas en cómo desarrollar y ejecutar un programa de seguridad desde las primeras etapas puede ser invaluable cuando una emergencia ocurra.

La inversión en entrenamientos contra incendios puede hacerse ya sea dentro o fuera de la organización, o en ambos, dependiendo en la naturaleza del riego y los recursos disponibles. En Kentucky, la organización no tuvo los recursos adecuados internamente para responder al incendio, así que el departamento de bomberos voluntarios local trabajó de la mano con el distribuidor de whiskey para adquirir y desplegar un nuevo programa de protección contra riesgos para las instalaciones. En una empresa manufacturera de alcohol en México, perteneciente a la misma empresa matriz, los expertos externos hicieron un entrenamiento in-house a una brigada de incendios para asegurar que estuvieran preparados ante un incendio significativo y riesgos de seguridad relacionados a incendios a base de alcohol.

 

Asumir el reto

 

Lo último que una organización quiere contemplar es experimentar un desastre, pero aquellos que toman pasos para asegurar adecuados protocolos de incendio y seguridad en el evento de una emergencia, no solo se salvaguardan en el origen, mediante las negociaciones de tasas de seguros, sino a largo plazo, en caso necesiten implementar un plan de desastres. Los ajustadores de riesgo a menudo preguntan: “¿qué está haciendo para proteger a las personas, los productos y la estructura de sus instalaciones?” Si la respuesta de la organización no es “todo lo que podemos”, entonces no están haciendo lo suficiente.